Actualidad

24/08/2017

Las palmeras más sorprendentes

Las palmeras más sorprendentes

La poda de palmeras en Tenerife es un trabajo más que necesario. Estos árboles son la seña de identidad de las Islas Canarias. Las podemos encontrar por todas partes, a pesar de no ser plantas pequeñas. De hecho, existen algunas variedades que pueden llegar a crecer hasta los ochenta metros de altitud.

Afortunadamente, la poda de palmeras en Tenerife no resulta tan arriesgada. La especie originaria de las islas, la Phoenix canariensis o palmera canaria, suele medir entre 10 y 13 metros de altura. Gracias a su belleza y facilidad de adaptación, se trata de una especie protegida en las islas. La ley del gobierno canario la considera el símbolo natural del archipiélago. La podremos ver en las zonas bajas y próximas al mar. Además, se trata de una variedad muy longeva, llegando a encontrar ejemplares de hasta tres siglos de antigüedad.

Podremos encontrar otras muchas variedades por todo el mundo, ya que existen más de 2800 especies. Una de las especies más utilizadas en espacios interiores es, por ejemplo, la Areca. Se trata de una pequeña palmerita que habita el interior de muchas casas, e incluso en el exterior en climas cálidos.

Otra pequeña planta, que no supera los dos metros y es perfecta para el interior ya que no requiere de luz directa es la Chamaedorea. Desde hace 15 años, es muy frecuente encontrar la Coco plumoso que, gracias a su dureza y resistencia a suelos de todo tipo, viento, sal y fuertes heladas, conserva siempre su aspecto tropical y es idónea para cualquier zona. Por último, una variedad que no alcanza grandes tamaños en interiores, pero puede llegar a medir varios metros en exteriores cálidos es la Kentia.

En Rambaud, B. contamos con una gran equipo de especialistas en jardines y el cuidado de las plantas, para que luzcan siempre sanas y bonitas.